Algunas amenazas que provienen de conflictos siempre serán las mismas. Siempre habrá la amenaza de que el enemigo tenga una población más grande o una masa de tierra más expansiva. Existe la amenaza de alianzas que podrían crear un enemigo que es abrumador o la amenaza de perder aliados que podrían debilitar las defensas. Pero la mayor amenaza de todas es la amenaza de la incertidumbre. Las amenazas emergentes nos llegan debido al progreso, por eso tenemos que usar el progreso para contraatacar.

Una piedra angular de la Tercera estrategia de compensación está planeando esa incertidumbre. Quizás parezca una contradicción, pero eso es exactamente lo que es la gestión de riesgos. No está planeando las cosas que sucederán, está planeando las cosas que podría suceder, incluso solo hipotéticamente. La mayor parte del riesgo potencial se centra en la incertidumbre que crea la tecnología y cómo se puede explotar.

Una lección aprendida del proyecto Manhattan

La Proyecto Manhattan El proyecto que conduciría al desarrollo y eventual uso de las primeras armas nucleares, se inició no por innovación sino por miedo. Tras el descubrimiento de la fisión nuclear en 1938, los EE. UU. Se volvieron extremadamente preocupados por este tipo de poder que podría ser armado. El Proyecto Manhattan nació como una reacción a los físicos alemanes que descubrieron el poder de la energía nuclear. Pero por los esfuerzos de Albert Einstein y Enrico Fermi, es posible que Estados Unidos nunca haya reconocido el verdadero poder destructivo de la fisión nuclear.

Si bien EE. UU. no descubrió primero el potencial de la energía nuclear, fueron los primeros en descubrir cómo convertirla en un arma. La mayoría no se da cuenta de lo cerca que estuvo de ir en sentido contrario, ya que Alemania tenía su propio proyecto atómico. Esta llamada cercana y el crecimiento continuo de la tecnología nuclear es lo que impulsó el comienzo de las estrategias de compensación en la década de 1950.

La fisión nuclear fue el catalizador de la tecnología nuclear. Era una tecnología emergente en ese momento y una que, una vez aprovechada, influyó en el resultado de una guerra. El objetivo de la primera estrategia de compensación era hacer de los EE. UU. El lugar que descubrió primero estas tecnologías emergentes. Específica para los militares, una tecnología emergente es aquella que:

  • Presenta una gran ventaja competitiva para quienes la descubren por primera vez. - Un ejemplo de esto sería munición sin caja. A primera vista, una bala que puede disparar sin un cartucho puede parecer extraordinaria. Sin embargo, sin cartuchos, las armas de fuego podrán disparar más rápido, con menos posibilidades de atasco. La precisión mejoraría al igual que el suministro, ya que no se necesitarían materiales para cartuchos.
  • Debe ser hipotéticamente posible – Un haz de partículas como en “Star Trek” puede parecer genial en la guerra, pero hipotéticamente no es posible. "Hipotéticamente posible" significa que, si bien es posible que el elemento aún no se haya desarrollado, existe una teoría científica sólida que indica que se puede hacer.
  • Margina la tecnología anterior o un proceso diseñado para el mismo utilizan el - Una tecnología emergente es aquella que hace obsoletas las iteraciones anteriores del mismo tipo de tecnología. Un ejemplo de esto serían los dispositivos de camuflaje que usan rayos de luz para hacer invisible al usuario. Lo creas o no, esta tecnología está en la etapa de desarrollo. Si se puede aprovechar a gran escala, el camuflaje quedaría obsoleto.

Esos son los conceptos básicos de lo que puede considerarse una tecnología emergente, aunque no es una lista exhaustiva. Estas tecnologías no solo se están experimentando en los EE. UU. Están en progreso en casi todas las naciones desarrolladas, con diferentes niveles de éxito, lo que hace que estas tecnologías emergentes sean amenazas potenciales.

Planificación de una defensa en torno a las tecnologías emergentes

El objetivo principal de la tercera estrategia de compensación es descubrir primero las tecnologías emergentes. Sin embargo, también es un objetivo y una necesidad descubrir cómo combatir esas tecnologías. Tomemos el ejemplo del mecanismo de camuflaje de arriba. Los que lo desarrollan saben que si otra nación lo descubre primero, tendrán una ventaja competitiva significativa. Como tal, los investigadores también están desarrollando formas de combatirlo. Para cada tecnología emergente, se necesita desarrollar una tecnología preventiva opuesta. Aquí hay algunos ejemplos de esto cuando se trata de la tercera estrategia de compensación:

  • Armas aéreas no tripuladas avanzadas versus sistemas de alerta satelital - Las armas aéreas no tripuladas se están expandiendo más allá de la guerra de aviones no tripulados, hasta el punto en que podrían utilizarse helicópteros y aviones en pleno funcionamiento en combate. Mientras Estados Unidos está trabajando para expandir estas capacidades, también están desarrollando sistemas de alerta satelital para detectarlos, ya que se sabe que China y Rusia también los tienen en desarrollo.
  • Sistemas de batalla basados ​​en la nube versus contrainteligencia cibernética - Las batallas pueden ser estratégicas y gestionadas mediante el uso de computadoras y sistemas satelitales. Sin embargo, alguien que tome el control de estos sistemas de forma ilícita podría conducir a la derrota. Como tal, algunas actividades de inteligencia cibernética se han movido en línea para proteger estos sistemas e intentar violar otros.
  • Medidas de contrainteligencia versus investigación masiva - Estados Unidos siempre está recopilando información y otros países constantemente están tratando de obtener información de ellos. La verificación masiva, el uso de herramientas como RRA, escaneo óptico y minería de redes sociales son todas herramientas para monitorear estas amenazas.

La innovación genera amenazas. Cualquier tecnología emergente presentará oportunidades y riesgos. Los países que llegan primero están mejor preparados para esos riesgos. Esta es la razón por la cual se apoya la Tercera Estrategia de Compensación a través de Investigación y desarrollo efectivos de nuevas tecnologías..

Clearspeed ofrece una de estas tecnologías emergentes, utilizando un sistema de investigación masiva que es móvil, flexible y rentable. Nuestra tecnología patentada fue diseñada para medir el riesgo no solo con rapidez, sino con precisión. Para más información, contáctenos.

Fuente de imagen | Desinstalar usuario Simon abrams